martes, 14 de enero de 2020

10 ERRORES QUE LAS PERSONAS INTELIGENTES NUNCA COMETEN DOS VECES.

¿Que si es cierto? Sí, claro, todos cometemos errores, es un hecho, pero no todos aprendemos de ellos. Algunas personas cometen los mismos errores una y otra vez, y por ello no logran ningún progreso real y no pueden entender por qué.

"Los errores siempre son perdonables, si uno tiene el coraje de admitirlos". - Bruce Lee.

Cuando cometemos errores, puede ser difícil admitirlos porque al hacerlo sentimos como un ataque a nuestra autoestima. Esta tendencia plantea un gran problema porque una nueva investigación demuestra algo que el sentido común nos ha dicho durante mucho tiempo: reconocer y aceptar completamente los errores es la única forma de evitar repetirlos.
Investigadores del Laboratorio de Psicofisiología Clínica de la Universidad Estatal de Michigan descubrieron que las personas caen en uno de los dos campos cuando se trata de errores: aquellos que tienen una mentalidad fija ("Olvídate de esto; nunca seré bueno en eso") y aquellos que tienen una mentalidad de crecimiento ("¡atención! Veamos qué hice mal para no volver a hacerlo").

"Al prestar atención a los errores, invertimos más tiempo y esfuerzo para corregirlos", dice el autor del estudio Jason Moser. "El resultado es que cometes el error que funciona para ti".

Aquellos con una mentalidad de crecimiento aterrizan porque reconocen sus errores y los usan para mejorar. Aquellos con una mentalidad fija están obligados a repetir sus errores porque hacen todo lo posible para ignorarlos.
Las personas inteligentes y exitosas de ninguna manera son inmunes a cometer errores; simplemente tienen las herramientas para aprender de sus errores. En otras palabras, reconocen rápidamente las raíces de sus confusiones hacen que nunca cometan el mismo error dos veces.
Algunos errores son tan tentadores que todos los cometemos en un momento u otro. Las personas inteligentes aprenden de estos errores y nunca los cometen dos veces.

1. Creer que alguien o algo es demasiado bueno para ser verdad.
Algunas personas son tan carismáticas y tan seguras que puede ser tentador seguir cualquier cosa que digan. Hablan sin cesar sobre el éxito de sus negocios, lo bien que les gusta, a quién conocen y cuántas oportunidades pueden ofrecerle. Si bien, por supuesto, es cierto que algunas personas realmente tienen éxito y realmente quieren ayudar, las personas inteligentes solo necesitan ser engañadas una vez antes de comenzar a pensar dos veces sobre un acuerdo que suena demasiado bueno para ser verdad. Los resultados de la ingenuidad y la falta de debida diligencia pueden ser catastróficos. Las personas inteligentes hacen preguntas serias antes de involucrarse porque se dan cuenta de que nadie, incluidos ellos mismos, son tan buenos como parece.

2. Hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado diferente.
Albert Einstein dijo que la locura es hacer siempre lo mismo y esperar un resultado diferente. A pesar de su popularidad y perspicacia, hay muchas personas que parecen decididas a que dos más dos sean iguales a cinco. Las personas inteligentes, por otro lado, solo necesitan experimentar esta frustración una vez. El hecho es simple: si mantiene el mismo enfoque, seguirá obteniendo los mismos resultados, sin importar cuánto espere lo contrario. Las personas inteligentes saben que si quieren un resultado diferente, necesitan cambiar su enfoque, incluso cuando es doloroso hacerlo.

3. querer una recompensa inmediata.
Vivimos en un mundo donde los libros aparecen instantáneamente en nuestros lectores electrónicos, las noticias viajan por todas partes, y casi cualquier cosa puede aparecer en nuestras puertas en tan solo un día. Las personas inteligentes saben que la recompensa no llega rápidamente y que el trabajo duro llega mucho antes que la recompensa. También saben cómo usar esto como motivación en cada paso del arduo proceso que equivale al éxito porque han sentido el dolor y la decepción que conlleva venderse a sí mismos.

4. Operar sin presupuesto
No puedes experimentar la libertad financiera hasta que operes bajo la restricción de un presupuesto. Cumplir con un presupuesto, personal y profesionalmente, nos obliga a tomar decisiones bien pensadas sobre lo que queremos y necesitamos. Las personas inteligentes solo tienen que enfrentar esa pila de facturas insuperables una vez antes de actuar juntos, comenzando con un cálculo exhaustivo de a dónde va su dinero. Se dan cuenta de que una vez que entiendes cuánto gastas y en qué lo gastas, las opciones correctas se vuelven claras. Un café con leche de la mañana es mucho menos tentador cuando conoce el costo: $ 1,000 en promedio por año. Tener un presupuesto no se trata solo de asegurarse de tener suficiente para pagar las facturas; las personas inteligentes saben que hacer y mantener un presupuesto estricto significa nunca van dejar pasar una oportunidad porque han gastado su precioso capital en gastos discrecionales. Los presupuestos establecen disciplina, y la disciplina es la base del trabajo de calidad.

5. Perder de vista el panorama general
Es tan fácil ocuparse, tener la cabeza agachada, al trabajar tan duro en lo que tienes al frente pierdes de vista el panorama general. Pero las personas inteligentes aprenden cómo mantener esto bajo control al comparar sus prioridades diarias con un objetivo cuidadosamente calculado. No es que no les importe el trabajo a pequeña escala, solo tienen la disciplina y la perspectiva para ajustar su curso según sea necesario. La vida tiene que ver con el panorama general, y cuando lo pierdes de vista, todo sufre.


6. No hacer tu tarea
Todo el mundo ha tomado un atajo en algún momento, ya sea copiando la tarea de matemáticas de un amigo o acudiendo a una debate importante sin preparación. Las personas inteligentes se dan cuenta de que, aunque ocasionalmente pueden tener suerte, ese enfoque les impedirá alcanzar su máximo potencial. No se arriesgan, y entienden que no hay sustituto para el trabajo duro y la diligencia debida. Saben que si no hacen su tarea, nunca aprenderán nada, y esa es una forma segura de detener su carrera.

7. Tratar de ser alguien que no eres.
Es tentador tratar de complacer a las personas siendo quienes quieren que seas, pero a nadie le gusta una falsificación, y tratar de ser alguien que no eres nunca termina bien. Las personas inteligentes se dan cuenta de eso la primera vez que los llaman por ser falsos, olvidan sus líneas o abandonan su carácter. Otras personas nunca parecen darse cuenta de que todos los demás podemos ver a través de sus actos. No reconocen las relaciones que han dañado, los trabajos que han perdido y las oportunidades que han dejado escapar por estar intentando ser alguien que no son. Las personas inteligentes, por otro lado, hacen esa conexión de inmediato y se dan cuenta de que la felicidad y el éxito exigen autenticidad.

8. Tratar de complacer a todos.
Casi todos cometemos este error en algún momento, pero las personas inteligentes se dan cuenta rápidamente de que es simplemente imposible complacer a todos y al tratar de complacer a todos no le agradas a nadie. Las personas inteligentes saben que para ser efectivos, debes desarrollar el coraje para tomar las decisiones y tomar las decisiones que consideren correctas (no las elecciones que a todos les gustarán).

9. Jugar a ser la víctima.
Los informes de noticias y nuestros feeds de redes sociales están llenos de historias de personas que parecen adelantarse jugando a ser la víctima. Las personas inteligentes pueden intentarlo una vez, pero se dan cuenta rápidamente de que es una forma de manipulación y que cualquier beneficio se perderá tan pronto como la gente vea que es un juego. Pero hay un aspecto más sutil de esta estrategia que solo las personas verdaderamente inteligentes comprenden: para interpretar a la víctima, tienes que renunciar a tu poder y no puedes ponerle precio a eso.

10. Intentar cambiar a alguien.
La única forma en que las personas cambian es a través del deseo y la conciencia para cambiarse a sí mismas. Aun así, es tentador tratar de cambiar a alguien que no quiere cambiar, como si su pura voluntad y el deseo de que mejore lo cambiaran (como a ti). Incluso algunos eligen activamente a las personas con problemas, pensando que pueden "solucionarlos". Las personas inteligentes pueden cometer ese error una vez, pero luego se dan cuenta de que nunca podrán cambiar a nadie más que a sí mismos. En cambio, construyen sus vidas alrededor de personas genuinas y positivas y trabajan para evitar personas problemáticas que los deprimen y los lleven a su zona de conflicto.

Corolario.
Las personas emocionalmente inteligentes tienen éxito porque nunca dejan de aprender. Aprenden de sus errores, aprenden de sus fracasos y también aprenden de sus éxitos y siempre están cambiando a mejor.



Si tienes alguna pregunta ponte en contacto con nosotros. ✍
Sigue nuestra operativa en vivo en @Diario_de_forex
Si has aprendido algo con este artículo ¡compártelo! 


Wilton CirØ.®

No hay comentarios:

Publicar un comentario